Cómo Tejemos a Mano

La mayoría de las moquetas y alfombras hechas a mano de Jacaranda son tejidas a mano.

El tejido a mano es un arte que requiere tiempo y destreza.

Cada rollo de moqueta hecha a mano de Jacaranda para por al menos 130 diestras manos, durante 280 horas, aproximadamente 26 días. Desde el teñido y secado del hilo, hilado de las bobinas, la urdimbre del hilo y el tejido a mano en los telares; hasta la adición y secado del reverso, corte, acabado a mano y control de calidad. Todos los pares de diestras manos implicadas en cada etapa juegan su papel en crear el banco de colores naturales maravillosos y las texturas llenas de carácter de Jacaranda.

Déjenos llevarle por algunas de las etapas de este arte.

Hilo y urdimbre

El hilo se enrolla en bobinas, lo cual lleva unos 10 minutos. Cada rollo de moqueta requiere unas 1.200 bobinas, por lo que lleva unas 200 horas enrollar suficiente hilo para solo un rollo de moqueta. Estas bobinas se enrollan después en una rueda de urdimbre grande para crear hilos largos que forma la base de la producción de moquetas. La rueda de urdimbre requiere al menos cuatro operarios para darle vueltas en todo momento, para asegurarse de que no haya enredos.

Tejido a mano

Los hilos de la urdimbre se hilan a través de un telar de madera tradicional y se anudan en su lugar, con estos hilos de urdimbre pasando por la parte frontal del telar, hacen falta 2 0 5 tejedores fuertes para trabajar y mantener la tensión en cada telar, sin necesidad de electricidad.

Estos mueven las estructuras de madera a mano y los lizos con pedales para cruzar los hilos de urdimbre por las largas varas de metal para crear el pelo. Una lanzadera tradicional se lanza de izquierda a derecha y de vuelta para entretejer la trama de algodón. Las varas se deslizan para crear el pelo o se cortan libres para crear terciopelo.

Acabado

Se aplica látex al reverso de la moqueta y después actionbac para la estabilidad estructural. Los grandes hornos de secado han sustituido a la luz del sol para permitir que la producción continúe durante el monzón.

Todas las alfombras hechas a mano de Jacaranda que vienen de India son cosidas a mano por el borde, con el mismo hilo que el rollo, asegurando un acabado con estilo.

Control de calidad

Nos encanta la rareza de la textura que solo se puede conseguir a mano, pero el tejido a mano no puede ni pretende copiar la uniformidad de la moqueta “hecha a máquina”. Los operarios comprueban cada pulgada de moqueta hecha a mano y utilizan tijeras para quitar cualquier hilo suelto. Las cortadoras de uso manual crean el brillo suave de los terciopelos de Jacaranda. Todas las moquetas hechas a mano son inspeccionadas por el controlador de calidad de Jacaranda que compara el color general con la muestra maestra, comprueba la longitud del pelo y que este esté bien seguro y con color uniforme. Cada moqueta enviada por Jacaranda lleva la firma a mano de nuestro controlador de calidad.